Comentábamos esta semana, a propósito de la felicidad que irradiaban todas las imágenes de Frenkie de Jong Neto , lo difícil que era encontrar una fotografía de Coutinho sonriente. Desde el primer día le pesó la presión y sea porque no jugaba en su mejor posición o porque él mismo no lograba ubicarse en el equipo, el retrato de Philippe ha sido la viva imagen de la amargura.

De vacaciones en Brasil y tras ganar la Copa América, el jueves le organizaron a Coutinho una fiesta, a lo grande, en Barra da Tijuca. Entre los invitados, dos íntimos amigos: Firmino (Liverpool) y Fernandinho(Manchester City). Hay constancia gráfica que, por supuesto, incluye algunas de las mejores sonrisas del todavía jugador brasileño del Barcelona. Un crack que llegó del Liverpool, aparentemente para sustituir a Iniesta, y que costó 120 millones más 40 en variables

Eso fue en enero de 2018. Año y medio después, su nombre aparece en el primer lugar de la lista de transferibles, por más que el presidente Bartomeu , como no puede ser de otro modo, hable públicamente de él como si fuera todo lo contrario, intransferible.

Con Griezmann en la pila bautismal del barcelonismo, el Barça sigue sin tener una oferta firme por Coutinho . Su agente, que lógicamente defiende el contrato de vigencia hasta 2023, sabe lo que hay pero es tan ambiguo como el juego de su representado. Se habla del interés del PSG y de su inclusión en la ‘Operación Neyma r’ pero, de momento, sólo son palabras. Como también lo son la constancia del Barça sobre la oportunidad de ir al United. El problema aquí es que Coutinho, que ha jugado en el Espanyol y en el Barça, preferiría no ir a Old Trafford habiendo sido ídolo en Anfield. En fín, que se acaba un culebrón, el de Griezmann , y empieza otro. El del ‘7’ que ahora es de Coutinho.

Fuente: mundodeportivo

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *